Cuenca

Después de 6 horas de viaje, con mucho frio y llenos de pulgas pero estábamos finalmente en Cuenca. Llegamos al terminal alrededor de las 6:00 am, por lo que tuvimos que esperar en los corredores hasta que fueran las 7:00, hora en la que empieza a funcionar el transporte interno.

Después de la espera estábamos listos para conocer la ciudad. Tomamos un taxi que nos llevó al centro, donde habíamos previsto podíamos encontrar un Hostal. El problema era que a esa hora no había nada abierto. Fue sólo hasta las 8:00 am que pudimos encontrar un Hostal abierto. Tenían una sola habitación disponible, pero no la desocupaban sino hasta las 12:00. Así que decidimos dejar las maletas más grandes y nos fuimos a recorrer Cuenca.

La ciudad era increíble, era una mezcla entre arquitectura colonial y de mediados del siglo antepasado, hecha en ladrillo. La plaza principal estaba rodeada de edificios públicos y una gran catedral de ladrillo. Como la mayoría de ciudades ecuatorianas estaba llena de iglesias, más de 3 o 4 a no más de 4 cuadras a la redonda.  La plaza, a diferencia de muchas de las que se pueden encontrar en Colombia, tenía un jardín central y muchas bancas donde sentarse.

Como aun eran las 8:00 de la mañana no había nada abierto. La ciudad no empezaba a abrir sino hasta las 9:00 am, pero eso aun no lo sabíamos, así que caminamos todo el centro buscando un lugar donde desayunar. El caso fue que no terminamos encontrando nada, pero si conocimos toda la ciudad antigua buscando un local abierto.

A las 11:00 llegamos otra vez a la plaza central y encontramos un café donde desayunar. A las 12:30 volvimos al hostal para tomar la habitación pero aún no estaba lista, así que seguimos nuestro recorrido por Cuenca.  Bajamos unas cuadras y descubrimos el rio. La ciudad está dividida por un rio, que separa la ciudad antigua y la nueva. Sobre el rio encontramos varios cafés y restaurantes. Si vienen a Cuenca tienen que tomarse algo sobre el rio y más si hace buen sol.

Ya por la tarde decidimos ir al Museo Nacional, que alberga muchas muestras de las culturas indígenas de Ecuador. Ya nos empezamos a preparar para lo que nos espera en Perú, ya que muchas de estas culturas son el resultado de expansiones Incas al norte del continente.

Esa noche nos acostamos temprano y al día siguiente visitamos uno que otro museo. Terminamos de conocer el centro y ahora estamos en el terminal de Cuenca, esperando a que sean las 21:00 para salir con rumbo a Chiclayo y empezar nuestro viaje por Perú.

Me despido de Ecuador con la mejor impresión, la verdad no tenía muchas expectativas antes de venir pero me terminé quedando más del tiempo que tenía presupuestado y por el contrario creo que me faltaron algunos días para conocer todo lo que quería conocer. Algún día tengo que volver para ir al norte de Ecuador,  visitar la costa y entrar a Otavalo.

Por ahora me espera  un bus de trece horas, voy a comer algo y continuaré mi viaje por otro país de Latino América.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s