Desaguadero

Aunque uno sabe que siempre está expuesto a inconvenientes en este tipo de viajes,  nunca está preparado para el momento en el que realmente suceden. Lo importante entonces es saber reaccionar rápido para que no te dañen el paseo, así sea necesario dar un paso atrás para volver a comenzar.

Como siempre lo habíamos hecho, íbamos a viajar de noche en el último bus que salía de Cusco a Puno para llegar bien temprano a la última ciudad peruana y salir esa misma noche para Copacabana en Bolivia.  Sin embargo no contábamos con un pequeño tropiezo que nos iba a retrasar el viaje y que por poco lo daña por completo.

Llevábamos casi 20 horas de viaje sin parar, así que dejamos las maletas en la parte de arriba de nuestras sillas y nos echamos a dormir. No nos despertamos sino hasta nuestra llegada a Puno, donde descubrimos que una de las maletas ya no estaba. Allí estaba el pasaporte de mi novia y sin eso era imposible salir de Perú y continuar nuestro paseo.

Un poco perturbados por lo que había sucedido y sin saber muy bien qué hacer, salimos a buscar la primera estación de policia para poner el denuncio. Una vez hecho esto sólo faltaba hablar con la persona encargada en el Ministerio de Relaciones Exteriores, con el objetivo de recibir instrucciones sobre lo que debíamos hacer para continuar nuestro viaje. La primera respuesta que recibimos fue que teníamos que volver a Lima para conseguir un nuevo pasaporte. Pero ya llevábamos casi una semana desde que pasamos por la capital y devolverse implicaba muchos gastos y un serio retraso en nuestro itinerario.

Pero como ustedes bien saben, en Latinoamérica siempre existe una segunda opción. Así que al ver nuestra cara de desilución, la señorita del mostrador nos dijo que no nos preocupáramos, que teníamos otra opción. En ese momento hizo una llamada y al terminar nos dijo que saliéramos lo antes posible para un pueblo llamado Desaguadero y que allí nos iban a ayudar.

Sin pensarlo, tomamos el primer taxi y nos fuimos a la terminal con rumbo al último rincón del Perú. Fue un viaje de unas 5 horas aproximadamente, en las que cruzamos el Titicaca pero ni cuenta nos dimos por ir pensando en el problema que teníamos encima. Desaguadero, es un pueblo que sólo sirve como paso fronterizo entre Perú y Bolivia.  Es algo así como muestran en las peliculas el paso por el hueco hacia los Estados Unidos o tal vez peor, porque entre los dos países sudamericanos sólo existe un puente a punto de caerse que hace de frontera.

Del lado peruano, nos atendió un hombre que nos ofreció ayuda a cambio de unos cuantos dólares para papeleo y gastos varios. Una vez hicimos el desembolso, nos firmó los papeles de salida y pudimos continuar. Del otro lado la cosa no fue más fácil, unos amables guardas de migración nos requisaron hasta donde pudieron y después de varios minutos finalmente nos dejaron pasar.

Estamos por fin en Bolivia, camino a La Paz. Después de haber pasado por lo más difícil espero poder continuar con mi itinerarios de viaje y regresar al Lago Titicaca para poderlo apreciar con un poco más de calma. Así que nos quedaremos unos días en la capital boliviana, para volver a organizarnos y retomar la ruta.

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. diego dice:

    Hola Viajeros. Por lo que se puede leer las cosas vienen saliendo como se pensaba, cierto? Es muy grato leer tus notas. Un abrazo para los dos

    1. Diego muchas gracias! Ya les seguiremos contando mas cosas del viaje. Un abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s